Leñero: Teatro Completo I


El cumpleaños 75 de Vicente Leñero (Jalisco, 1933) coincide con un fin de ciclo: al celebrar 40 años como dramaturgo decidió poner punto final a su labor teatral.
De él, como autor de teatro, se han dicho muchas cosas, pero quizá las palabras que mejor lo describan sean las expresadas por Juan Villoro al considerar que ha atravesado la literatura mexicana “con pulmones de maratonista y mirada de arquero”, al referirse a la incansable indagación de la realidad en la que Leñero ha basado su dramaturgia, cuya compilación definitiva aparece en Teatro completo I.
Este autor ha explorado las posibilidades extremas del realismo y eso, a menudo, fue causa de la polémica que acompañó, de manera regular, a sus puestas en escena.
Claros ejemplos son las obras que reúne este volumen. La primera de ellas, Pueblo rechazado (1968), no sólo marcó el inicio de la prolífica carrera en la dramaturgia de Vicente Leñero, sino también la consolidación de su perfil artístico al situarlo como un autor de mirada crítica, impaciente por reflejar la crudeza de su entorno social.
Pueblo rechazado recoge hechos reales ocurridos en 1967, año en que el sacerdote belga Gregorio Lemercier, fundador y prior conventual del monasterio Santa María de la Resurrección —el mismo al cual acudió Leñero para terminar su novela Los albañiles, en 1963—, hizo pública la renuncia de su comunidad al sacerdocio jerárquico católico, debido que éste se oponía al psicoanálisis practicado por Lemercier y sus frailes.
La obra se estrenó la noche del 15 de octubre de 1968 en el Teatro Xola (ahora Julio Prieto) de la Ciudad de México. Leñero no estuvo presente en el estreno, ya que se encontraba en Europa. Allá se enteró de que en la función inaugural “la gente deliraba”, según Ignacio Retes, director de la puesta.
Desde entonces, los intereses expresivos de Leñero en el teatro se caracterizaron por el apego a problemáticas sociales, históricas y religiosas, así como por la experimentación —tanto en el argumento como en la puesta— del realismo extremo.
Este primer volumen contiene, entre otras obras: Los albañiles (1969), Compañero (1970), La carpa (1971), El Juicio (1971), Los hijos de Sánchez (1972), La visita del ángel (1981), Martirio de Morelos (1983) y Las noches blancas (1988).
Cabe apuntar que no es el primer intento por compilar el teatro completo de Leñero. La UNAM lo hizo en 1982 con dos espléndidos volúmenes. Otro referente obligado son los dos tomos de Vivir del teatro publicados por Joaquín Mortiz. En éstos, no se reproducen argumentos, sino sucesos autobiográficos del dramaturgo en su paso por los escenarios.
Ahora, el Fondo de Cultura Económica reúne el testimonio definitivo de una de las obras más interesantes de la dramaturgia mexicana del siglo XX; pone el punto final
—según lo ha expresado el au­tor— a uno de los empeños más lúcidos por convertir en buen teatro una realidad que po­see, de modo natural, mucha dramaturgia.

-JLE
Anuncios

Autor: bitacoradenaufragios

José Luis Enciso (México DF, 1976). Escritor y promotor cultural. Es autor de Los condenaditos (Pre-textos, 2005), Premio Internacional de Cuentos Max Aub, y El amor antes y después del final del mundo (IMC, 2014). También ha obtenido el Premio Internacional de Cuento Ciudad de Zaragoza (2012) y ha sido incluido en antologías en Argentina, España y México, como Bella y brutal urbe (Resistencia, 2013). Actualmente combina su escritura con la coordinación de actividades culturales y redes sociodigitales del Fondo de Cultura Económica. @jlenciso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s