Del buen análisis en la prensa nacional


Desde mi punto de vista, uno de los mejores analistas con los que cuentan las páginas de la prensa mexicana es, curiosamente, un ex futbolista: Jorge Valdano (y el censo del que parte esta ponderación incluye a plumas de todas las secciones de los diarios mexicanos más importantes, no sólo de temas deportivos).

Valdano con Messi
Valdano con Messi

Y no escribo “curiosamente” porque yo crea que alguien formado en el deporte no sea capaz de tener una preparación sólida en otros ámbitos, sino porque enfocado a un tema de “entretenimiento”, como es el futbol, se pensaría que su capacidad de análisis lo obligaría a enfocarse en el porqué un equipo de soccer juega bien o mal o regular. En el caso de Valdano resulta distinto. Es, más que un opinador, un analista que además de correlacionar temas, sustentar juicios e informar, como se espera de todo aquel que se precie de hacer análisis, hace que sus entregas, a menudo, dejen esa sensación de revelar algo que, estando ahí, escapa a la consignación del resto; es decir: contribuye a la capacidad de asombro de sus lectores.
En su entrega al diario Excélsior aparecida hoy, 08 de octubre, Valdano aborda el tema de la violencia en el futbol tomando como base hechos recientes en la liga española de ese deporte. De esa columna extraigo tres ideas que me parecen relevantes y que, creo, ejemplifican las flores aquí lanzadas:
• La media de inteligencia de los que van al teatro es superior que la de los que van al futbol. Aunque se trate de las mismas personas. En el teatro se piensa y en el futbol se siente. Por esa razón, el futbol es el ámbito perfecto para que los impulsos se desborden. Las exageraciones anímicas que produce una bandera confrontada a otra bandera, el efecto “pandilla” del grupo, la multitud entendida como escondite desde el que se sienten anónimos… todo ayuda a la combustión de frustraciones que traemos de la oficina, la calle, la casa. Hablar de la violencia, paradójicamente, es hablar del poder del futbol.
• (Los violentos) olvidan lo esencial: que el futbol simboliza una guerra para escaparnos de ella, no para inventar una nueva.
• Porque el juego exalta la vida y no hay contradicción más grande que encontrar la muerte por ir a ver un partido de futbol.
Como puede intuirse hasta aquí, Valdano no lanza una crítica turbia o ponzoñosa sino una apología a la pasión que exalta la naturaleza gregaria del hombre y las características de grupo que hay alrededor del soccer.
Ah, y como colofón —impunemente subjetivo—: este analista tiene la elegancia de no acentuar la palabra futbol (a pesar de que en Sudamérica escriben “fútbol” y él es de por allá) conocedor del habla en el que publica sus ideas: la mexicana. Un detalle fino, sin duda.
Acá, el link para leer El juego amenazado
-JLE

Anuncios

Autor: bitacoradenaufragios

José Luis Enciso (México DF, 1976). Escritor y promotor cultural. Es autor de Los condenaditos (Pre-textos, 2005), Premio Internacional de Cuentos Max Aub, y El amor antes y después del final del mundo (IMC, 2014). También ha obtenido el Premio Internacional de Cuento Ciudad de Zaragoza (2012) y ha sido incluido en antologías en Argentina, España y México, como Bella y brutal urbe (Resistencia, 2013). Actualmente combina su escritura con la coordinación de actividades culturales y redes sociodigitales del Fondo de Cultura Económica. @jlenciso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s