Belinda en topless


De acuerdo con su naturaleza, los llamados “videos virales” cunden pronto y un resultado de ello es la promoción masiva de su contenido, obviamente. Quienes han comprendido el funcionamiento de este tipo de mecanismos de difusión saben bien que los ya famosos “robos” de videos personales a figuras del espectáculo bien pueden funcionar como campañas de promoción. No digo que en todos los casos respondan a ese interés, sólo que sus consecuencias llegan a un gran público.
Uno de los virales más recientes y, al parecer, exitosos que circulan en internet —especialmente entre usuarios mexicanos— es el video en el que la cantante Belinda se quita la ropa, parcialmente, ante una webcam. “Belinda en topless”, le han llamado. De él han hecho eco la mayoría de los medios de comunicación nacionales. En especial, en la blogósfera aparece como uno de los temas “más actuales” (al menos en WordPress es uno de los asuntos más comentados entre usuarios de México o relacionados con este país).
De esto pueden desprenderse varios puntos a discutir. Muchos se han quedado sólo en el moral (el que cuestiona qué derecho tienen los medios de difundir la esfera íntima de cualquier persona ante la justificación perversa y amañada de “son figuras, se deben al público, nosotros sólo hacemos nuestro trabajo”). Cierto, del tema podrán debatirse ésa y más cosas, pero lo que ocurre desde ya es que este tipo de materiales provocan un mecanismo curioso: si tradicionalmente el medio funge como canal que difunde el mensaje, en este caso, en particular, el mensaje es el que difunde al medio, pues genera audiencia (por ejemplo: el título de este post seguramente atraerá mayor tráfico que cualquier otro. Atenderé las estadísticas e informaré al respecto).
El buen Eduardo Arcos, en Alt 1040, se pregunta si este viral será el nuevo Édgar se cae, aquel ya clásico video donde un gordito de Nuevo León, México, cae a un riachuelo al ser desbalanceado por su primo. Yo creo que no, por varias razones. Una de ellas, la de más peso, puede ser la de género. En el primer caso, el video de Édgar generaba todo tipo de reacciones por igual, en especial la de carcajearse, a hombres y a mujeres, en tanto que en el caso del video de Belinda presupongo que el público varonil será el más interesado, lo que deja de lado el interés femenino. Aun así, en los próximos días escucharemos más del tema; seguramente, hasta ringtones y reggaetones con el audio del video.

Acá adjunto una lista de los 10 virales más vistos en la historia, según una clasificación de Pixel y Dixel.

Y aquí, el viral en cuestión. En él no han de hallarse ni pornografía ni menores de edad ni elementos que agredan al espectador. La única infracción en la que incurre, de ser cierto lo dicho por la actriz, es el exhibir, sin el consentimiento de Belinda, una juguetona videocharla que la tiene en el top de las búsquedas en la red.

 

-JLE

online-junto

paginacero2

Anuncios

Autor: bitacoradenaufragios

José Luis Enciso (México DF, 1976). Escritor y promotor cultural. Es autor de Los condenaditos (Pre-textos, 2005), Premio Internacional de Cuentos Max Aub, y El amor antes y después del final del mundo (IMC, 2014). También ha obtenido el Premio Internacional de Cuento Ciudad de Zaragoza (2012) y ha sido incluido en antologías en Argentina, España y México, como Bella y brutal urbe (Resistencia, 2013). Actualmente combina su escritura con la coordinación de actividades culturales y redes sociodigitales del Fondo de Cultura Económica. @jlenciso

2 comentarios en “Belinda en topless”

  1. No se ve nada de malo lo que hace y la vida es una. QUIEN NO PASA POR ESOS BELLOS MOMENTOS? Hay quien hace al amor bello y quien en las mismas circunstancias lo hace feo.El problemita es confiar en quien no se puede confiar, pero errores cometemos todos.Insistir en ver fealdad donde hay belleza es mas inmoral que el acto del cual se acusa.Dejemonos de juicios que no nos toca a nosotros. Vivamos la vida, solo son 70 años promedio, hasta los 18 en la escuela, 4 en la universidad, eso nos deja aproximadamente 45 para VIVIR trabajar, gozar y los domingos para que los moralistas nos regañen.
    Donde no hay mal no nos empeñemos en verlo!
    Veamos la belleza de la vida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s