Sexo y literatura en la FIL Guadalajara 2008


1. Esa cosa asquerosa que llamamos sexo

¿Cuál es la frontera entre las temáticas sexuales de buen gusto y las de mal gusto? Respuestas habrá muchas: decencia, intencionalidad, entre varias más. Yo sólo sé que esa división —llamada borderline atinadamente por quienes injurian en la lengua de Chesterton— es un blanco móvil. Esto ocurre, a menudo, en la literatura.
Hace dos semanas, el novelista estadounidense John Updike “ganó” el Premio Mal Sexo en Ficción que le otorgó  un jurado en Inglaterra al considerar que los pasajes sexuales groseros, de mal gusto o ridículos en los libros de Updike merecían tal distinción. Esto me pareció un buen chascarrillo del humor inglés. Pero me sorprendió encontrar algo similar aquí, en México.
Fue durante la reciente FIL Guadalajara.

Aqui el viejo cochinote
Aquí el viejo cochinote

De acuerdo con el diario La Jornada, “durante su participación en el foro El amor y el erotismo, entre la luz y la sombra, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, las periodistas Sanjuana Martínez y Lydia Cacho, así como el escritor Alberto Ruy Sánchez, cuestionaron algunas imágenes literarias de Gabriel García Márquez y otros autores, por su violento contenido al momento de describir algunas escenas sexuales.
”(Las periodistas) hicieron referencia a la obra Memoria de mis putas tristes, y coincidieron en que no les gustó que un hombre de 90 años abuse de una niña.
”Sin demeritar el trabajo literario del autor de Cien años de soledad ni restar admiración y respeto que dicen tener por él, los panelistas calificaron las escenas literarias de esta novela de vergonzosas, asquerosas y horribles.”

2. Moral y creación

Quien me conoce más o menos sabe que a mí no me gusta la literatura de García Márquez. Ha sido demasiado “maravillosa” y yo prefiero la “fantástica”. Sin embargo, considero que en sus libros difícilmente se encuentra algo mal escrito. Es, pongámoslo así, un excelente escribidor —envidiable— que no me gusta, pero a quien respeto demasiado. Por ello, lo que aquí escribo no debe tomarse como una defensa ciega de las obras de este autor.
Hecha la aclaración, pregunto: ¿por qué horrorizarse sólo ante escenas exageradas de sexo, si García Márquez igual exagera provocativamente la mayoría de sus pasajes, traten de lluvia o de lo que sea?
Cacho, periodista reconocida, sufrida, valiente, pero aún no destacada por su narrativa, “acudió a una cita de la lingüista Ivonne Bordeloise en La palabra amenazada, para afirmar que en el lenguaje coloquial de la sexualidad se cuela la violencia sin que se perciba”.
Luego, tanto Cacho como Martínez reconocieron que algunas novelas de corte erótico fueron decisivas en su conocimiento de la sexualidad.
Creo entender, con todo lo anterior, que la crítica de las periodistas intenta centrarse en la forma empleada por Gabo al abordar ciertos pasajes sexuales, en su violencia, y no en la temática en sí. Sin embargo, pienso que no es así, pues, reitero: ¿por qué horrorizarse sólo ante escenas exageradas de sexo, si García Márquez igual provoca con las descripciones exageradas en muchas de sus escenas? ¿La moralidad pesa tanto como para no dejarnos llegar a la calidad literaria, cuando la hay? ¿Por qué aterrarse con temáticas antes que con tratamientos? ¿Será que una cosa es tener madurez como periodistas y otra muy diferente ser maduros en plan de lectores? De cualquier forma, las fobias manifiestas de los comunicadores se agradecen, si son sinceras. Aunque confieso que admiro algunas cosas del humor inglés.
Acá el link a la nota completa

-JLE

Anuncios

Autor: bitacoradenaufragios

José Luis Enciso (México DF, 1976). Escritor y promotor cultural. Es autor de Los condenaditos (Pre-textos, 2005), Premio Internacional de Cuentos Max Aub, y El amor antes y después del final del mundo (IMC, 2014). También ha obtenido el Premio Internacional de Cuento Ciudad de Zaragoza (2012) y ha sido incluido en antologías en Argentina, España y México, como Bella y brutal urbe (Resistencia, 2013). Actualmente combina su escritura con la coordinación de actividades culturales y redes sociodigitales del Fondo de Cultura Económica. @jlenciso

2 comentarios en “Sexo y literatura en la FIL Guadalajara 2008”

  1. Me gusta la literatura de García Márquez, no lo voy a poner en duda, pero creo que las críticas a los escritos de alto voltaje erótico son criticados y no precisamente por ser violentos.

    ¿Acaso alguien levanta algún dedo acusatorio ante la literatura sangrienta?

    Un abrazo

  2. En efecto. Un acto común desde la perspeciva de las editoriales es preferir la literatura de corte realista violento que las obras basadas en núcleos temáticos fantásticos. En México suele ser así: realismo por encima de fantasía y novela por sobre cuento o poesía. Son criterios guiados bajo directrices comerciales, pero poco arriesgados y, por tanto, poco ganadores. Gracias por la visita y el comentario.
    JLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s