De cómo alguna vez sobrevivieron los periódicos


En The Daily Beast , el columnista Richard J. Tofel sugiere una alternativa a la crisis actual de los periódicos: retomar la visión que hace 50 años planteó Barney Kilgore, el considerado “inventor del periodismo moderno”.
Acá ofrezco un resumen de la columna Blog & Stories, de Tofel, que señala:
¿Qué importancia tienen esas ideas en nuestros días? Ni internet ni la TV por cable amenazaron a los diarios de entonces. Además, los años 60 eran una época de desarrollo económico. Todavía hay algunas verdades de newspapering y, por lo menos, una figura central de aquel tiempo lo vislumbró claramente. Su nombre es Barney Kilgore. Él había transformado al Wall Street Journal, un diario financiero estrecho con 30 mil ejemplares de circulación, en un gigante del negocio que entonces se acercaba al millón de copias. Revolucionó el contenido del periódico al inventar el resumen de noticias diario y al popularizar, en la redacción de historias, los comienzos basados en una anécdota. Además, condujo una transformación del negocio del periódico al evolucionar la tecnología de impresión y de la distribución a nivel nacional. Rupert Murdoch, al comprar el diario en 2007, dijo que Kilgore “inventó el periodismo moderno.” Cuando los últimos propietarios del Herald Tribune lo llamaron para implementar cambios en ese medio, Barney Kilgore señaló:
La distinción es esencial. Las publicaciones acertadas, en cualquier medio, deben ser dignas del tiempo de un lector, y la única manera segura de alcanzar esto es ofrecer un contenido de calidad que no se puede encontrar en otro medio.
Menos puede ser más. Kilgore pensó que 32 páginas eran la longitud óptima. Recomendó historias más cortas, pocos “saltos” o continuaciones. “Es mejor tener un buen regimiento que toda una división débil” (para ponerlo en términos de estrategia castrense).
Los cortes necesarios se deben hacer estratégicos. Kilgore había trabajado durante la Gran Depresión y podía cortar costos cuando era necesario.
El periódico de hoy debe estar sobre los acontecimientos de mañana, no de ayer. Esto se ha vuelto aún más importante en un mundo donde internet transmite hechos nuevos en tiempo real, mientras que el sentido de esos hechos muchas veces parece perdido en una mezcla instantánea de opiniones.
Los propietarios del Herald Tribune no tomaron en cuenta los consejos de Barney y su periódico acabó tras una década. Y hoy, estos sabios consejos no son del todo suficientes: algunos de los retos empresariales de las nuevas tecnologías requieren realmente una nueva forma de pensar. Pero el hombre que inventó el periodismo moderno tiene mucho que decir a quienes buscan salvar el periodismo de las amenazas que afronta en nuestro tiempo.
Ah, por cierto, Richard J. Tofel es director general de ProPublica y autor de Restless Genius: Barney Kilgore, The Wall Street Journal, and the Invention of Modern Journalism, publicado por St. Martin’s.
Bloque de lnks:
The Daily Beast
Blog & Stories
—JLE

Anuncios

Autor: bitacoradenaufragios

José Luis Enciso (México DF, 1976). Escritor y promotor cultural. Es autor de Los condenaditos (Pre-textos, 2005), Premio Internacional de Cuentos Max Aub, y El amor antes y después del final del mundo (IMC, 2014). También ha obtenido el Premio Internacional de Cuento Ciudad de Zaragoza (2012) y ha sido incluido en antologías en Argentina, España y México, como Bella y brutal urbe (Resistencia, 2013). Actualmente combina su escritura con la coordinación de actividades culturales y redes sociodigitales del Fondo de Cultura Económica. @jlenciso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s