¿Son las redes sociales aliadas de la delincuencia?


Esta semana, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) capturó a dos jóvenes que presuntamente extorsionaron a una mujer a la que contactaron mediante la red social Hi5. El caso lo destacó el sitio web de El Universal (el primer video de los que aparecen al final de esta entrada corresponde a la nota) y de él se hizo eco en algunos blogs de gran convocatoria (como en ALT1040), los cuales criticaron la postura de los medios informativos “tradicionales”, con cierta razón: algunos de éstos siguen intentando explicar el funcionamiento de las redes sociales cuando ni ellos mismos entienden de qué van esas expresiones, lo cual ocasiona, a menudo, una difusión inadecuada del fenómeno que en nada contribuye a su comprensión.

Los grandes medios vs. las redes sociales
Esto no es nuevo. Todavía hay mucho ruido y amplio desconocimiento del tema. Pongo muestras: hace tiempo, el presentador estelar de los noticiarios de Televisa, Joaquín López-Dóriga, pidió a los jóvenes que publican información en las redes sociales que “dejen de hacerlo” (video 2, al final de esta entrada).
Su argumento: “Las redes sociales se han convertido en catálogo de víctimas de secuestros”.
De acuerdo con esta postura, el procurador capitalino, Miguel Ángel Mancera, esta semana también señaló, durante la presentación a los medios de los presuntos extorsionadores que se valieron del Hi5, que las redes sociales se han convertido en un muestrario de víctimas para secuestradores. (Por cierto, el funcionario dijo: “este nuevo artegio o forma de delinquir, denominado redes sociales…” No aclaró si se refería a una nueva división de la PFJDF encargada de perseguir delitos relacionados con el tema o si para él las ese tipo de información compartida es, en sí, una práctica delictiva).
Ambos, curiosos planteamientos.
Televisa tiene presencia en Facebook, Twitter y Hi5. Especialmente Noticieros Televisa, en contraposición a lo recomendado por su hombre frontal estrella. Ok, es posible que esa presencia no sea ni oficial ni verdadera, es decir, que sea gente ajena a la televisora la que ha creado esos perfiles. Puede ser, aunque eso pareciera no preocupar a la empresa de comunicaciones, pues aún no ha habido un desmentido ni una postura corporativa al respecto. Si alguien está usando su nombre en falso no es cosa que le importe aclarar: la publicidad viral a menudo se agradece.
Un caso similar ocurre con El Universal. Su periódico El Gráfico, también está en Hi5.
La postura de Televisa contra las redes sociales es incluso sorprendente si se toma en cuenta que esa empresa invirtió, en 2007, 2.5 millones de dólares en la creación de Gyggs, su red social gestionada por Televisa Digital. Como puede verse en la gráfica, gyggs.com no pinta en comparación con las otras redes populares:

redes

Otros grandes medios, asustados
Lo anterior me hace recordar un caso peculiar. En España, El País destacó en portada (en diciembre de 2008) lo peligroso que resultaba usar Facebook debido a la vulnerabilidad que presentaba ante cierto tipo de virus. Antes, se había lanzado contra esa red social al sugerir que “sabía demasiado de sus usuarios”, a diferencia de la española Tuenti. Lo que ese rotativo no recalcó de la misma manera es que Tuenti es su red social hermana y que ésta se encontraba a punto de quedar por debajo de Facebook en las preferencias de los usuarios españoles (hecho que sucedió y quedó registrado a principios de marzo). En este caso, particularmente, las sospechas de intereses ocultos no sobraron en modo alguno.

Por un buen uso del medio
¿Cómo negar que también hay catálogos de víctimas de la delincuencia en las publicaciones centradas en eventos sociales dirigidas a las clases sociales altas? (Esto mismo ha sido reconocido por López-Dóriga, aun cuando Editorial Televisa tiene alguna revista de esa temática, por cierto) ¿Podemos ignorar que existen otros canales, como las cartas anónimas y los teléfonos, que permiten llevar a cabo una extorsión? ¿Debido a ello quienes trabajamos en los medios debemos dejar de publicar esos contenidos? ¿Por esas causas vamos a dejar de responder llamadas telefónicas? Sólo plantearlo es absurdo y demuestra que el vehículo no es el culpable del mal uso que se le pueda dar. Y no sólo me refiero a “mal uso” por parte de los extorsionadores, sino de los “usuarios”. La definición de criterios y la madurez que se requieren para no exponer la seguridad personal en los medios que cada quien emplea no es algo que vaya a darse por lecciones aprendidas en la televisión. Hay soluciones a los problemas de la red que se hallan, en gran medida, en la red misma, y está visto que a algunos medios les cuesta trabajo acercarse de forma adecuada a la comprensión y a la difusión de las innovaciones ajenas a su naturaleza, pues carecen de la disposición y del ritmo nativos de internet.

Video 1

Video 2

Anuncios

Autor: bitacoradenaufragios

José Luis Enciso (México DF, 1976). Escritor y promotor cultural. Es autor de Los condenaditos (Pre-textos, 2005), Premio Internacional de Cuentos Max Aub, y El amor antes y después del final del mundo (IMC, 2014). También ha obtenido el Premio Internacional de Cuento Ciudad de Zaragoza (2012) y ha sido incluido en antologías en Argentina, España y México, como Bella y brutal urbe (Resistencia, 2013). Actualmente combina su escritura con la coordinación de actividades culturales y redes sociodigitales del Fondo de Cultura Económica. @jlenciso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s