Lo cotidiano grotesco o agonía de una rata


Agonía de una rataLa foto la tomé hoy, 16 de septiembre, por la mañana. Una rata agoniza y, cual buitre diminuto, una mosca se posa en ella después de revolotear en derredor. La imagen me hizo pensar en dos cosas: en el significado de la agonía y en la poca atención que los transeúntes prestan a estos hechos. También me recordó sendos textos: el primero es un poema “maldito” de Matías Osuna que se titula Agonía y el segundo es un escrito breve de Elsa Cross, dedicado a los distraídos paseantes. Ambos los reproduzco a continuación:
Agonía
Por Matías Osuna

Vence la agonía
pequeño ser de luz tenue.
Escucha el llamado de las plantas,
que el mundo está gritando su dolor.
Grita como una madre grita en el parto nuevo.
Ahogados los gusanos
se empecinan con nacer,
respiran los olores del fuego
y aguas turbias alimentan sus lagos.
Caen de las laderas jazmines aterrados,
el demonio de la belleza,
ha venido a llevárselos.
Una lombriz en tu corazón,
cava las tumbas que el tiempo alimenta.
He visto tu corazón perder humanidad,
lo he visto disecarse de amor.
A tu corazón le crecieron uñas
y se volvió salvaje como una bestia asustada.
Vence la agonía pequeño ser,
vence la agonía que ya viene el sol a despertarte.
Escucha al universo susurrarte una canción de cuna,
“cuando los ojos abras
tragarás la verdad que te asesina,
tan simple como todas las cosas,
la materia, la nada y el todo,
la materia es la nada desacelerada,
la nada quieta como una postal muerta,
como la foto de una foto,
la materia es nada mas que tú
y tus sentidos
y nada más”.

Textos de Elsa Cross para los prismas
Por Elsa Cross
Si el peatón apresurado no ve la planta que se ha abierto camino por una hendidura en las baldosas, ni las formas que labra el tiempo en los troncos del eucalipto; si tampoco escucha el lenguaje de las abejas, ni el de los pájaros, pierde a cada paso estos fragmentos de paraíso que nos rodean todavía, para quedarse en el tumulto sordo, en la ruta trillada.

Anuncios

Autor: bitacoradenaufragios

José Luis Enciso (México DF, 1976). Escritor y promotor cultural. Es autor de Los condenaditos (Pre-textos, 2005), Premio Internacional de Cuentos Max Aub, y El amor antes y después del final del mundo (IMC, 2014). También ha obtenido el Premio Internacional de Cuento Ciudad de Zaragoza (2012) y ha sido incluido en antologías en Argentina, España y México, como Bella y brutal urbe (Resistencia, 2013). Actualmente combina su escritura con la coordinación de actividades culturales y redes sociodigitales del Fondo de Cultura Económica. @jlenciso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s