Diez situaciones estúpidas en una librería


La imagen no tiene relación con el sitio de los hechos descritos

Como algunos saben, debido a mi trabajo paso varias horas al día metido entre libreros, ya humanos ya estantes de madera. Llevo algún tiempo en esto, así que ha sido inevitable ir recopilando frases y situaciones absurdas ocurridas ahí, y en sitios similares, que me han permitido hacer esta brevísima  antología. He sido testigo de algunas de las cosas que leerán aquí; otras me han sido referidas por gente cercana que ha presenciado casos similares en otras tiendas de libros. Créanlo o no, el contenido se basa en hechos reales, salvo en un caso que es ficticio. Apuesto a que dada la naturaleza disparatada de lo mencionado pocos descubrirán cuál es esa licencia argumental que me ha permitido cerrar este top en número par. Por cierto, las citas empleadas no son textuales,  algunos elementos han sido retocados con ánimo exclusivamente estético:

De los clientes:

1 ¿Cómo que “por el momento no tenemos red”? Yo a diario vengo a trabajar aquí, traigo mi laptop y me conecto a internet, usted me ha visto; desde aquí trabajo, porque su red es gratuita y no tengo que gastarme el dineral que cobran en otros lados, así que, dígame, ¿quién va a pagarme todo lo que estoy perdiendo por no poder trabajar, a ver, quién?

2 ¿Por qué tengo que pagarle el libro? Mi hijo no quería romperlo, ¿verdad, papito? Si todavía no sabe leer, ¿cómo va a saber hojear los libros? ¡Si son tan delicados entonces no los pongan al alcance de los niños!

3 1er acto: el padre y la madre miran cómo su chiquillo juega a subir y bajar corriendo unas escaleras. Ellos charlan despreocupadamente. 2do acto: el niño berrea porque ha perdido el equilibrio y al caer se ha roto un diente. Acto final: Los padres exigen hablar con el gerente y amenazan a todo el mundo con que los demandarán porque sus instalaciones están mal hechas y son un peligro para los clientes.

4 Un fotógrafo anciano, evidentemente perturbado, llama a una patrulla; “teme por su vida”, pues un vigilante de la librería se le ha acercado para indicarle que debe dejar sus pertenencias en el guardarropa; el viejo, histérico, hace escándalo y dice que teme que el guardia lo mate; jura que no se moverá de la entrada sino hasta que alguien de la tienda lo acompañe al Ministerio Público. Y que nadie intente disculparse, porque no está dispuesto a negociar. Además dice que enviará una carta al presidente de la República, e inculpará al vigilante de cualquier cosa que pueda pasarle, incluso “un accidente”.

5 Un hombre se acerca a las mujeres con el fin de obtener sus datos: correo electrónico, número de teléfono; arguye que quiere hacerles sesiones de fotos. Apenas se percata de que un vigilante se acerca para dar auxilio en caso que las acosadas requieran ayuda el tipo se queja de “acoso” del vigilante.

De los vendedores:

1 -¿Puedo quitar el plástico para hojear el libro y ver si me sirve? –pregunta el cliente. -No, primero tiene que comprarlo.

2 -¿De Alma Díaz? No tengo registrada ninguna editorial con ese nombre –dice el vendedor. -Le dije Almadía. -Por eso, no me aparece en el sistema ninguna Alma Díaz.

3 -¿Y cuándo cree conseguirme el libro? –pregunta un hombre con cara de “ya me fregué”. -Híjole, yo le recomendaría que lo buscara en otra librería –responde un sincero trabajador del lugar.

4 -No tenemos ese libro, señor. -Pero si acabo de verlo en la vitrina de novedades. -Ah, ¿sí?

5 -¿Borges? –Sí, déjeme ver si está en la sección de novelas.

¿Algo les suena familiar? ¿Cuál creen que sea la situación ficticia? (Sólo es una, que conste)

Anuncios

Autor: bitacoradenaufragios

José Luis Enciso (México DF, 1976). Escritor y promotor cultural. Es autor de Los condenaditos (Pre-textos, 2005), Premio Internacional de Cuentos Max Aub, y El amor antes y después del final del mundo (IMC, 2014). También ha obtenido el Premio Internacional de Cuento Ciudad de Zaragoza (2012) y ha sido incluido en antologías en Argentina, España y México, como Bella y brutal urbe (Resistencia, 2013). Actualmente combina su escritura con la coordinación de actividades culturales y redes sociodigitales del Fondo de Cultura Económica. @jlenciso

12 comentarios en “Diez situaciones estúpidas en una librería”

  1. Yo digo que la de el anciano que llama a una patrulla, me suenta mucho a abraham simpson… no?
    Yo una vez esperando que me cobraran, escuche a un chico preguntar lo siguiente:
    – Cliente: ¿Disculpe tendran un libro que se llama de famas y coridios o corropios o algo asi?
    -Cajero: .. No, no tenemos nada con ese nombre pero tenemos uno que dice de famas y cronopios …sera el mismo?
    -Cliente: pues dejeme mejor pregunto bien y luego regreso
    Yo: Plop!

    Saludos

  2. Ja ja ja, muy bueno. Gracias por compartirlo. Y en cuanto al del anciano que llamó a la patrulla la respuesta es… ¡No! Eso sucedió, lo vi con estos ojos que se han de comer los gusanos. Casi increíble, ¿no? Saludos.

  3. Está buenísimo jaja me reí porque lo imaginé clarito jaja

    Deberías de hacer un plotter con este texto en la entrada de la librería..

  4. Una más llegué a comprar un libro en la Gandhi, me percate de su existencia en la librería, fui a pedirlo; me dijeron que no había en existencia, les dije lo acabo de ver. ¡AH dígame donde!

  5. Una vez atrapé en la librería a un sujeto llevándose dentro de la ropa 10 libros de Borges, costaban unos 250 dólares. Al verse atrapado me dijo que lo dejara ir, que su problema era que devoraba libros, que era un lector incansable. Le dije, bueno cual novela es la que más le gusta de las que se estaba “llevando”. Me dijo: ¡esta!, señalando uno de los libros de su botín.

  6. Pues el del empleado que te dice sinceramente que mejor ni te hagas ilusiones de hallar X título ahí no me parece un momento estúpido. Acaso conveniente, porque prefiero esa apertura realista para que me deje de tonterías y vaya a conseguir mi libro a otro lado, a la actitud de los típicos imbéciles que te tienen perdiendo el tiempo cuando ni de lejos te van a ayudar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s