Acerca del cuento: entrevista en Radio México Internacional


Comparto esta entrevista que me hizo Rita Abreu para Radio México Internacional, acerca del cuento y del Premio Nacional Beatriz Espejo obtenido con «Lo que pasa por la mente de un tirador». La introducción y las fotos son de Laura Fernández. Agradezco el espacio y el tiempo, a Laura a Rita y al IMER. Lee y escucha aquí.

Foto: Laura Fernández

 

Érase un perro, de Alfonso Reyes: acerca de nuestra mansedumbre


Este breve texto está inspirado en un can feo y callejero que conmovió a Alfonso Reyes en alguna de sus tantas visitas a Cuernavaca y que le sirve para exponer acaso las tribulaciones de ciertas almas humanas, aquellas que hallan tranquilidad en la resignación, el conformismo y la servidumbre. Apareció originalmente en el hoy extinto periódico Novedades el 27 de diciembre de 1953, seis años antes de la muerte del autor. Con apenas página y un párrafo, logra un efecto disparador como la microficción, de hecho yo le llamo “ensayo”, pero bien pasa por artículo, cuento y crónica.

Érase un perro

Por la terraza del hotel, en Cuernavaca, como los inacabables mendigos y los insolentes muchachillos del chicle, van y vienen perros callejeros, en busca de un bocado. Uno ha logrado conmoverme.

Es un pobre perro feo, pintado de negro y blanco, legañoso y despeinado siempre. Carece de encantos y de raza definida, pero posee imaginación, lo que lo enaltece en su escala. Como el hombre en el sofista griego —fundamento del arte y condición de nuestra dignidad filosófica—, es capaz de engañarse solo.

alfonso reyes y su perro alí en buenos aires
Alfonso Reyes y el perro Alí (Buenos Aires, 1927)

Se acerca siempre sin pedir nada, a objeto de que la realidad no lo defraude. Se tiende y enreda por los pies de los clientes, y así se figura tener amo. ¿Algún puntapié, algún mal modo, alguien que lo quiere echar de la terraza? El perro disimula, acepta el maltrato y vuelve, fiel: nada solicita, sólo quiere sentirse en dependencia, en domesticidad humana, su segunda naturaleza.

Los amos no son siempre afables, pero él entiende; los tiempos son duros, la gente no está de buen humor, los países andan revueltos, el dinero padece inflación, o sea que el trozo de carne está por las nubes. Toynbee diría que cruzamos una “era de tribulaciones” (age of troubles), algo como haberse metido en una densa polvareda. El perro entiende. Por lo pronto, ya es mucha suerte tener amos, o forjárselos a voluntad.

A veces, una mano ociosa, a fuerza de hábito, le acaricia el lomo. Esto lo compensa de sus afanes: “Sí —se dice meneando el rabo—, tengo amo, amo tengo.”

Hay algo todavía más expresivo cuanto a la ilusión del pobre perro, y es que se siente guardián del hotel, y gruñe a los demás perros y los persigue para que nadie moleste a sus señores ni mancille su propiedad.

Así, de espaldas a sus semejantes, sentado frente a su humana quimera, alza la cabeza, entra en éxtasis de adoración—y menea el rabo. (¿La “servidumbre voluntaria”?)

Fuente: Alfonso Reyes, “Érase un perro”, Las burlas veras. Primer ciento, Obras Completas,  t. XXII, Fondo de Cultura Económica, México,  1990, pp. 429-430.

Chau apurado para Buenos Aires


Linda estás hoy, Buenos Aires (a pesar de Macri). Aun tras la tormenta madrugona de hoy y el pronóstico de lluvia permanente abriste el cielo pa despedirnos, porque a ambos nos gusta el sol. Agradezco el detalle y apuro el chau nomás para no ponernos sentimentales (no es de malevos como nosotros, viste?). Me voy porque tengo la peculiaridad de ser hombre y no viento o sombra o ectoplasma chocarrero o algo etéreo que me permita quedarme y a la vez partir o teletransportarme. Ni pedo. Uno es lo que es y ya está. Si puedes, alguna tarde mándame hasta el norte un airecillo de esos que corren por tus calles y doblan, imprudentes, tus ochavas; que lleve un olor a bifecito (o bifito, para decirlo en porteño) de chori asándose en alguna de tus terrazas; que incluya algunos gritos festivos del piberío (sí, esto se lo plagie a Eladia), olor a mate, a fiambrería y visiones de sol sobre los capós de los taxis más lindos del mundo; resguarda el tesoro de Núñez siempre (tu mayor riqueza, para mí). No quiero ponerme espeso, yo que de plomo soy muy a menudo. Distendamos entonces: chauchas totales.

20141217_184202 20141218_144441 20141227_132051 20141227_180043

Presentación de la antología de cuento Bella y brutal urbe


Bella y brutal urbe es una antología de relatos que reúne a escritores nacidos en México, DF entre 1970 y 1989. Puedo decir que están varias de las mejores plumas de mi generación y tengo el honor de compartir páginas con ellos, gracias a la convocatoria de Edgar Omar Avilés, el compilador. Está editada por Resistencia.

En la lista de antologados se encuentran:

Edilberto Aldán, Mónica B. Brozon, Rogelio Flores, Mauricio Salvador, Brenda Lozano, Karen Chacek, Bernardo Fernández BEF, Daniela Tarazona, Alejandro Badillo, Sergio Loo, Daniela Bojorquez, entre varios más.

Estaremos presentándola, junto al artífice de la colección, Raquel Castro, la editora Josefina Larragoiti y yo, el domingo 3 de marzo, a las 15:00 horas, en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

Acompáñenos, será un verdadero placer celebrar entre amigos:

BellayBrutal

Un diálogo literario con Miguel Ángel Hernández Acosta


Una de las novelas que más han llamado mi atención recientemente es Hijo de hombre (Jus, 2011), escrita por Miguel Ángel Hernández Acosta, un joven narrador mexicano nacido en Pachuca. Es una buena obra, bien elaborada por donde se lea –cuidado en la forma y en el avance del contenido- y, además, bien informada acerca del tema que trata: la fe y las convicciones personales que se modifican y evolucionan en un contexto cercano a la iglesia espiritualista fundada por Roque Jacinto Rojas Esparza. Con ello no ha de pensarse que es, como puede creerse a partir de una mala lectura, proselitismo religioso sino un cuestionamiento profundo a las creencias, tanto dogmáticas grupales como las más íntimas.

invitaciónRodrigo Castelares, huérfano de madre, vive en México DF, lo pasa mal en su trabajo, lo despiden, está enfermo y, además, abandonado por la novia. Ante este panorama, en sí desolador, se entera de que su padre, avecindado en Real del Monte, ha muerto, ese padre ausente al que siempre vio como un verdugo que abandonó el hogar. Resulta que le dejó una herencia, pero más allá de lo económico su legado tiene que ver con la fe, las creencias –omitamos aquí cualquier aspecto religioso, me refiero a principios- y asuntos poco materiales. La recreación del ambiente es notable en la novela; el desenlace, como creo no podía hallar otro; si alguien se espanta con el tema vertebral y lo desdeña a priori por temor a ser juzgado de tener gustos monacales, estará perdiéndose, por medroso, un estupendo ejercicio narrativo.

El próximo domingo 3 de marzo tendré el privilegio de charlar con Miguel Ángel Hernández Acosta en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, será una plática a manera de entrevista. Los invito cordialmente a que nos acompañen y conozcan su obra, su método y algún trabajo breve e inédito del autor.

Una invitación de los amigos de Reporte 98.5:

[youtube http://youtu.be/DTqu-ZRof1Y]

Por qué el 12 de noviembre es Día Nacional del Libro en México


En México, cada 12 de noviembre se celebra el Día Nacional del Libro. En esa fecha los libreros y editores mexicanos obsequian un ejemplar a sus clientes (o al menos se editan miles de volúmenes para ello).

Esta costumbre se inició por un decreto presidencial emitido el 6 de noviembre de 1979, durante el gobierno de José López Portillo, pero no fue sino hasta el 12 de noviembre de 1980 cuando se editó el primer libro de obsequio. Se eligió ese día por ser la fecha del natalicio de Sor Juana Inés de la Cruz (1651), posiblemente uno de los nombres que más sentido encuentren cuando se trata de libros y fervor por el saber. El primer título que se editó para este fin fue Sor Juana Inés de la Cruz. Obras escogidas. Se imprimieron 100 mil ejemplares de los cuales yo tengo uno cuya imagen comparto:

 

 

Vuelven las sesiones de Noctámbulos al Bella Época


De acuerdo con el blog de Noctámbulos, espacio de encuentro cultural del Centro Cultural Bella Época, “El próximo viernes 9 de noviembre darán inicio las sesiones de final de temporada. En esta ocasión, gracias al apoyo de la agencia Edu Mus & Gestión Cultural, tendremos una magnífica presentación: Música mexicana para violonchelo y piano, con el violonchelista Gustavo Martín Márquez y el pianista Juan Antonio Santoyo”.

Luego de un receso de casi un mes en estas funciones, el anuncio de esta velada atrae. Más información en el blog de Noctámbulos.