Escribir en internet


Recomiendo la lectura de esta reseña a Escribir en internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales, obra elaborada por la Fundéu BBVA y editada por Galaxia Gutenberg, en el blog Español (con virgulilla, por favor): Escribir en internet.

Convocado el 9 Certamen de Narrativa Breve Canal Literatura


Los amigos de Asociación Canal Literatura han dado a conocer las bases de su esperado Certamen de Narrativa Breve. La edición 2012, la novena, constará de un primer premio de 500 euros además de optar al premio del público. El presidente del jurado será el escritor Lorenzo Silva y la dinámica continuará el estilo de las ediciones anteriores: el relato será posteado en el blog del certamen, firmado con seudónimo, y los visitantes podrán comentarlo, así como, al final, votar por su favorito.

Este modo de participación resulta incluyente -es internacional además de que los envíos se hacen por correo electrónico- y claro, ya que los relatos recibidos estarán expuestos a la vista de todos. El plazo de recepción finalizará el 31 de octubre de 2012.

Aquí las bases

Canal Literatura en Facebook y en Twitter

¿WhatsApp con las redes sociales?


Este es el nombre de la mesa redonda que, a manera de Tuitertulia, se llevará a cabo en la Universidad de la Comunicación el próximo 24 de marzo, como parte de las actividades de la segunda Feria del Libro de esta institución, en esta ocasión titulada: ¿WhatsApp con las relaciones humanas?

 Los temas:

Algunas de las interrogantes sobre las que se desarrollará la charla son: ¿Qué mecanismos de interacción social en Internet, más allá de Twitter y Facebook, estamos empleando quienes nos dedicamos a la comunicación? ¿Cuál es el justo valor social de estas comunidades virtuales? ¿Cómo adaptamos nuestro trabajo con el lenguaje, tanto usuarios habituales como gente que trabaja con el idioma, al mediar y “editar” la parte de nuestra realidad que pretendemos comunicar? ¿Cuál es el principal aprendizaje del uso de las redes sociales?

El formato:

La Tuitertulia, o diálogo mediado en Twitter, se ha elegido con el fin de que mediante la etiqueta #TuitertuliaUC podamos seguir el encuentro aun cuando no sea de modo presencial.

Los participantes presenciales son:

Fernando Molina López. Comunicólogo, investigador y antropólogo social con diplomados en Análisis de la cultura y Tecnologías de Información y Comunicación en Educación y con el grado de maestría en Ciencias de la Comunicación. En la UC imparte la materia Política y Comunicación Estratégica de la maestría en Comunicación.

Enrique G. Gallegos. Es doctor en procesos políticos por la Universidad Autónoma Metropolitana y maestro en filosofía por la U. de G. Actualmente es profesor-investigador de tiempo completo en la UAM-C y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Es miembro latinoamericano de la Red Mundial de Biopolítica.

Renato Guillén (@tattoo_hunter). Estudia Historia y Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de laUNAM. Becario del Programa de Jóvenes Creadores del Fonca en cuento con su proyecto Nanoficción. Autor de los libros de cuentos Diálogos con la ponzoña y Cuentos Asesinos. Sus narraciones están incluidas en la antología de cuento vampírico Vamp Fest y en el volumen dos de Bukowksi.

Nahum Torres (@nahjum). Periodista cultural freelance. Fundo y dirigió Zonat.TV, primer sitio electrónico de periodismo cultural (2001-2007). Fue coordinador de Fomento a la lectura en el municipio Ecatepec (2007-2009). Actualmente es coordinador de Librosampleados.

Yo tendré la oportunidad y el gusto de moderar esta mesa, por lo que los invito a que, si radican en México DF, nos acompañen el sábado 24 de marzo, a las 11:00 horas, en Zacatecas 120, col. Roma (en el Foro Roma de la UC) o, de modo virtual, con la etiqueta #TuitertuliaUC:

PROGRAMA COMPLETO DE ACTIVIDADES

Aprovechen para visitar la Feria del libro, habrá varios stands tanto de títulos especializados en comunicación como literatura:

Formas de volver a casa, novela de Alejandro Zambra


De entre las novelas publicadas en 2011 ha llamado mi atención Formas de volver a casa, de Alejandro Zambra, editada por Anagrama. Se trata de la tercera obra narrativa de este autor chileno y, como en experiencias anteriores, reafirma una propuesta basada en la brevedad y la concisión. Comparto un comentario que he hecho acerca de este libro para el blog librosampleados:

Formas de volver a casa, de Alejandro Zambra

Por José Luis Enciso

Las novelas que mejor se leen suelen ser aquellas cuya sencillez aparente oculta su complejidad real. Formas de volver a casa (Anagrama, 2011) de Alejandro Zambra es de esas. El narrador hace un recorrido por su infancia con ojos adultos. Así inicia su historia, del pasado al presente, del recuerdo a la vida actual.

La obra pasa revista a los escenarios que un treintañero de hoy puede recordar del Chile de los años 80, con Pinochet a la cabeza del gobierno, el temor a las desapariciones, la gente que se ocultaba. Pero tiene un agregado: contada en 2006, la vuelta al barrio está cargada de remembranza, sí, pero también de una sutil confrontación donde mucho de lo que fueron y son los padres del protagonista se torna cuestionamiento.

El chico que fue quien narra nunca vio a sus viejos con esa imagen de gigantes invencibles que la retórica popular imputa, con candor, a los progenitores. Por el contrario, sintió que los suyos se extraviaron en algún momento, aun cuando haya estado junto a ellos hasta los 20 años. En ese hecho se cuela una violencia distinta a la que otras revisiones de la época de la dictadura exaltan: las torturas, los asesinatos. “No puedo evitar preguntarle a mi padre si en esos años era pinochetista”, expresa el personaje central. Así, la violencia descarnada cede su sitio a otra, más encubierta e igualmente brutal. Un par de chicos se enfrentan a ella sin saber exactamente que lo es. Los pequeños se darán cuenta de ello años después, descifrarán algunos significados al revisar la suerte de su respectiva familia a partir de aquella época [seguir leyendo]

SOPA explicada claramente por Mafalda


Una explicación de Mafalda acerca de la polémica ley SOPA, impulsada por los Estados Unidos; pocas veces el afán de censura generó tanto revuelo en internet:

Steve Jobs: entre icono pop y Gutenberg contemporáneo


Las múltiples manifestaciones de pesar en internet por la muerte de Steve Jobs —el anuncio del deceso generó 10 mil tuits por segundo— evidencian la calidad de icono pop de este hombre que, ante todo, era un comercializador, aun cuando en estos momentos se prefiera adjetivarle como “genio”, “gran hombre”, “revolucionario”, “visionario”.

Habrá quien acepte sin chistar que Jobs puede ser equiparado con Johan Gutenberg, que las innovaciones tecnológicas por él propiciadas serán vistas en el futuro como las dadas a conocer en aquella feria de Frankfurt —en la década de 1440— en la que una base tecnológica similar a la usada para hacer vino ayudaría a producir en serie uno de los objetos más subversivos de la historia: los libros.

Pero la base tecnológica de Jobs, innovadora, ciertamente, ha surgido en un tiempo a cuya aceleración contribuye: el tiempo de la inmediatez y el culto por la novedad. El modelo de ipod —la marca es tan fuerte que no faltará quien halle un error en la forma en que escribo ipod  o iphone— de  ayer, hoy no sólo es obsoleto, sino anticuado e indeseable. El reto es que una base similar —por fortuna, igualmente subversiva— contribuya a preservar el mito. La base, sin duda, permanecerá. Por ello, quienes dominan las redes sociales, los gadgeteros en primer lugar, han encumbrado a Jobs como su gurú. Recordemos que hoy la historia se genera  ahí, donde está el diálogo. Pero los temas duran poco. Acaso regresen. Veremos cuánto duran los cultos.

Las oraciones y las imágenes de luces votivas —diseñadas desde una Mac—, los besos por “facilitar la vida” que algunos lanzan desde el más acá al espíritu de Jobs —que, por cierto, ya tiene cuenta en Twitter y me “sigue”: @almadeSteveJob; comenzó a hacerlo apenas se había anunciado el deceso del fundador de Apple— son lamentaciones de otros a quienes, sienten, les ha complicado la existencia. Las innovaciones ideadas por la compañía de Jobs, cobradas a un precio considerable, se han dado en una base social que tiene grandes disparidades, igual que en el siglo XV: entonces, unos cuantos tenían acceso a la lectura, mediada, en gran medida, por los máximos poderes, en especial por la Iglesia. Ahora ese poder se ejerce desde los bancos —y en esto recuerdo a Alberto Manguel— y el acceso sigue siendo el mismo: limitado.

Esta desigualdad, arrastrada desde siempre, nos recuerda que si bien el libro en serie contribuyó a la divulgación del conocimiento, su industrialización fue aprovechada por algunos y el analfabetismo se magnificó como problema y dinámica de subordinación; ingenuo es pensar que la producción y la compra de muchos libros mejoren las sociedades —ya los antiguos sabían que acumular conocimiento no era conocimiento en sí—; hoy, la generación de los gadgets de Jobs por sí no ayudarán a democratizar nada; la realfabetización que implica usarlos debe venir de una base social con mayores oportunidades de conseguirlo. Los gadgets “facilitan la vida” sólo al sector que tiene acceso a ellos, no al resto, que no siente estar mejor conectado ni mejor comunicado. Para esa realidad alterna (la twilight zone que existe fuera del mundo informatizado) hablar de Steve Jobs es tanto como hacerlo de cualquier desconocido, tal vez sólo visto en algunos medios de comunicación que decidieron priorizar la muerte de este hombre por encima de temas que afectan directamente la vida de sus comunidades. Jobs venderá hasta estando muerto.

Si hay un paradigma social al que Jobs contribuyó a acelerar y transformar fue a la urgencia como  forma de vida, su imagen de exitoso hombre de negocios vino a ocupar el lugar del hacedor de  milagros que se ha desdibujado en otros ámbitos. Decía ayer en Facebook: “Para muchos mexicanos, dimensionar en la realidad el trabajo gadgetero y comercial de Steve Jobs en este momento es peor que ofender a la Virgen de Guadalupe”. Lo sigo pensando. Mediático, orador eficaz, su discurso y su imagen son fuentes para un manual en la construcción de las nuevas superestrellas que ahora prefieren ser llamados “líderes”. Jobs es su modelo. Habrá que valorar el talento personal de quien lo emule.

*Imagen: Jonathan Mak

—José Luis Enciso

Bill Gates, en Twitter


Hoy, 19 de enero, Bill Gates ha abierto su perfil en Twitter.  Tres horas despues de su primer tuiteo, tenía 323 seguidores, pero apenas el perfil de la Fundación Gates retuiteó “RT @BillGates: ‘Hello World.’ Hard at work on my foundation letter – publishing on 1/25″, el número de followers se incrementó de manera meteórica, a razón de más 300 por minuto.

La cifra sigue creciendo.

En julio de 2009, Gates cerró su perfil de Facebook debido a que tenía “demasaidos amigos”. Veamos si ahora no sucede lo mismo por el impresionante número de followers que está generando.

Aquí el perfil: http://twitter.com/BillGates

Link de la Fundación Gates:  http://twitter.com/gatesfoundation